Menu

Sexualidad desnuda

¿Cómo despertar el deseo de nuestra pareja?

November 13, 2015

El deseo es un devorador insaciable, sin control ... Es evidente en la fase de enamoramiento, pero con el paso del tiempo esa necesidad vehemente de sexo se atenúa y llega el sexo esporádico, que asegura que hay otro tipo de deseo que es menos imperioso y se puede despertar, aunque en principio no nos apetezca. Si nos referimos al deseo del principio, lo expresamos diciendo tengo ganas, pero pocos conocen otro tipo de deseo más adormecido que se puede despertar, y que he podido comprobar ... si nos sentimos motivados a ello. Las motivaciones son varias, y cada uno tiene que tener una buena relación con la sexualidad, sólo si la vemos como algo que nos resulta placentero, si nos sentimos bien con nuestro cuerpo, si pensamos que es algo saludable, entonces disfrutar de él nos va a motivar y avivará nuestro deseo y el de nuestra pareja. Otra motivación es lo que nos despierta nuestra pareja. ¿Nos sentimos atraídos por ella y la admiramos? Y además tener una motivación en la relación de pareja ... que cuando tengamos sexo luego estemos más unidos a nivel de pareja, que esto genere afectividad, es decir, complicidad, intimidad. Si sumamos estos grandes motivos se despierta el deseo, contando con el tiempo, la imaginación y las ganas ... Y el resultado es magnífico. Estamos acostumbrados a pensar que el deseo es un impulso vehemente, espontáneo, que nos pilla por sorpresa, entonces nos parece raro y nada romántico programar el sexo, cederle un espacio ... un tiempo determinado. Pero si no forma parte de la agenda, a menudo ocurre que cuando llegas a la cama son las doce de la noche, estáis cansados y no hay posibilidades de que surga un contacto sexual.

Por mi experiencia como sexóloga sé que : o reservamos un espacio para nosotros, sin prisas ni obligaciones o el sexo puede desaparecer. No hay que forzarse sólo se trata de tener un momento de intimidad por si surge algo. En Terapia Sexual recomiendo a las parejas que estén juntos cada día diez minutos para empezar lo que llamo : el proceso piel a piel. Es esta una experiencia deliciosa que no es forzada, y aunque entre los dos haya rechazo se puede llevar a cabo con gusto y así vivir momentos eróticos que abren la puerta para que surga el deseo.

No es necesario llegar al sexo : es disfrutar de un rato erótico que aporta nuevas sensaciones a la relación, alimenta la intimidad y la distancia se hace más corta. Estos pocos minutos nos protegen del desgaste de pareja. La intimidad con frecuencia se desgasta y las obligaciones ocupan nuestro espacio. Hay que dar tiempo a la vida de pareja yéndose juntos el fin de semana o apuntándose a un curso de tango mejora el sexo con la pareja.

Recibo personas que vienen a la consulta por falta de deseo sexual, pero lo que ocurre es que su relación tiene problemas. Me dicen como estoy mal con mi pareja, mi motivación es muy baja. Por eso hacer Terapia Sexual es una manera de cuidar la sexualidad y algunas mujeres me dicen : si no estoy bien con mi pareja no tengo ganas de ir a la cama con él. Yo opino que el sexo comienza durante el día fuera de la cama, así la intimidad se refuerza para que se dé dentro de ella.

Y es que la pareja ha adoptado en su vida unos rituales que si pierde el deseo cuando va cumpliendo años, ya no le sirven. Entonces por qué no organizar el sexo de la misma forma que las comidas. Así el deseo se puede provocar conscientemente, planificando los momentos en los que se quiere tener sexo, estando abierto a nuevas experiencias y ... por ejemplo ¿por qué no hacerlo en la cocina o visitar un sex shop? Si se hace bien, como dice la sexóloga Laurie Watson “el sexo puede acabar siendo salvaje y apasionado”, porque cuanto más crece la excitación más placentero es el orgasmo.
 

Go Back

Comment